domingo, 25 de octubre de 2020

Aún no es tarde... Jesús te anda buscando

 

DIBUJO. San Félix de Valois

 

TARJETA: Jesús y la Eucaristía

 

POSTAL: Señor, en Ti confío...

 

DICCIONARIO ILUSTRADO: Ciudad del Vaticano

 

Las Bienaventuranzas para completar

DIBUJO: Jesús y los niños

 

DIBUJO: Nuestra Señora de Juquila (México)

 

domingo, 18 de octubre de 2020

JUEGO: Jesús llama a sus primeros discípulos

 

TARJETA: Fe

DICCIONARIO ILUSTRADO: Abad

El que quiera ser mi servidor...

Santo Tomás Khuong, presbítero y mártir

POSTAL: Hijos

JUEGO: Jesús cura un leproso

El buen ejemplo

DIBUJO: Nuestra Señora del Santo Rosario del Cabo (Patrona de Canadá)

sábado, 10 de octubre de 2020

Carlo Acutis, ciberapóstol de la Eucaristía

Carlo, "Ciberapóstol de la Eucaristía"

“Vivir como un original, para no morir como una fotocopia”

Aunque nació en Londres, el 3 de mayo de 1991, Carlo Acutis vivió el resto de su vida en Italia. Sus padres son Antonia Salzano y Andrea Acutis, ambos italianos.

Falleció en 2006, a los 15 años de edad de leucemia, dejando una huella imborrable en todos los que ha ayudado, llevándoles la Palabra de Dios a través de internet.  

Simple, sencillo: en jeans, zapatillas, vestido con una campera deportiva. Un chico como todos.

Así se pueden ver sus restos intactos en Asís (Italia). 

“Ofrezco al Señor los sufrimientos que tendré que padecer por el Papa y por la Iglesia, para no tener que estar en el Purgatorio y poder ir directo al Cielo”, dijo unos días antes de su muerte. Carlo descubrió a Cristo a través de una niñera polaca llamada Beata. Desde muy niño empezó a pedir a su madre ir a la iglesia para “saludar a Jesús” y llevarle flores a la Virgen. Pidió a sus padres tomar la Primera Comunión.  Y como él lo diría más tarde: la Eucaristía era su “autopista hacia el Cielo”.

Iba a Misa, rezaba el rosario.

Podría haber quedado ahí su compromiso con Jesús, pero fue más allá: después de volver de la escuela salía a ayudar a quien lo necesitara, repartiendo un poco de comida a las personas que vivían en la calle. Incluso fue voluntario en comedores sociales.

Compartía la Palabra de Dios dando catequesis a niños y a jovenes, pero también lo hacía a través de las redes, ya que su pasión era la informática. Así que… ¿por qué no utilizarla?

Así se ganó con justa razón el nombre de “ciberapóstol de la Eucaristía”.

Incluso llevó con elaboró su propia página cuyo tema sería los milagros eucarísticos, realizando una exposición que recorrió el mundo. Difundió la fe, promociono contenidos religiosos... y todo a través de las redes. 


El 5 de julio de 2018, el Papa Francisco declaró a Carlo Acutis como Venerable Siervo de Dios. El 10 de octubre de 2020 es declarado beato por la intercesión en la sanación de un niño brasileño de 6 años que nació con una malformación en el páncreas.

Carlo Acutis, el influencer de Dios”, podría llegar a ser nuestro “Patrono de internet”, como muchos lo llaman. Una guía que nos enseñe a los que nos dedicamos a estos “ciber-trabajos” de Dios a no darnos por vencidos, a enfrentar el mundo con una sonrisa, a ver más allá, para hacer nuestras sus propias palabras:  “vivir como un original, para no morir como una fotocopia”.

Seamos influencers de Dios

 

DIBUJO: Nuestra Señora de Kevelaer (Alemania)

 

POSTAL: Vida eterna

 

DIBUJO: San Carlos Borromeo

 

A pesar de nuestras miserias, Dios nos espera

 

El hijo pródigo (para colorear - las 8 diferencias)


 

DIBUJO: Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío

 

DICCIONARIO ILUSTRADO: La palabra Biblia

 

sábado, 3 de octubre de 2020

JUEGO: ¡Preparando las lámparas!

 

DIBUJO: Santa Teresa de Calcuta

 

POSTAL: Las maravillas del Dios

 

Lo eterno es invisible a los ojos

 

JUEGO: La mejor ofrenda

 

DIBUJO: Jesús y Zaqueo

DIBUJO: Virgen de Guadalupe de Cebú (Filipinas)

 

DICCIONARIO ILUSTRADO: Pan